Luego de que el cantante cubano, Liván Castellano Valdés, acusara a la barranquillera, Shakira, a Carlos Vives y al también compositor Andrés Eduardo Castro, de plagiarlo con la exitosa canción “La bicicleta”, los artistas colombianos se defendieron este miércoles, ante un juzgado de Madrid, y negaron este tipo de acusaciones.

Shakira explicó que le llegó a través de la discográfica Sony la maqueta de la canción de Carlos Vives, con quien tenía ganas de trabajar, y que en un primer momento se llamaba «Vallenato desesperado» y recalcó: «Me gustó y sentí que podía agregarle algo».

Su aportación, según dijo, fue incorporar a la melodía del acordeón parte de la letra del estribillo, la que hace referencia a «lleva, llévame en tu bicicleta», y que por eso decidieron cambiar el nombre de la canción.

«La gente disfrutó mucho en el verano de 2016 porque es muy alegre y habla de las costumbres y el espíritu de mi país, de Santa Marta, de Barranquilla y de Piqué -el futbolista pareja de la cantante-«, dijo Shakira en referencia a la alusión a Barcelona en la canción. 

«No tiene que ver con el sentir ni con la vida ni la obra del demandante ya que es un homenaje a mi tierra», agregó.

Por su parte, Carlos Vives, que también negó el plagio, se proclamó como «el padre de la música moderna colombiana» y recordó que en España le bautizaron como «el rey del vallenato».

Cabe recordar que Castellano reclama los derechos de autor de «La bicicleta», Grammy Latino a mejor canción en 2016 y que ha vendido en el mundo más de 210.000 copias, al alegar que es un plagio de su tema «Yo te quiero tanto» de 1997.