El fallo se dio a conocer minutos después que fuera capturado por el CTI en el hotel Tequendama y se produce meses después que el ex gobernador llegara a la Corte para, declarar las razones que lo llevaron a comprar en 1995 el hotel Bella Isla, ubicado en San Gil y por realizar contratos de obras civiles a ejecutantes que habían aportaron a la campaña que lo llevó a la gobernación de se departamento en1995

Además del tiempo que va a estar tras las rejas, debe pagar 30 millones de pesos y con la prohibición de ejercer cargos públicos por dos años y 30 meses.

La denuncia había sido interpuesta 2 de octubre de 1998 por Oscar Poveda Velandia, un ex funcionario de la gobernación a la Fiscalía General de la Nación.

colprensa