Desde que la directora de la UAESP de Bogotá fue removida por conseguir la limpieza de puntos críticos como favor de los concesionarios de recolección de basura, no se ha definido a quién le corresponde la responsabilidad como obligación de contratista o de funcionario.