Un sindicalista, que perdió el ojo en una manifestación en Manizales, asegura que el Esmad de la Policía disparó bolas de cristal… Esta sería la segura denuncia por uso de armas no convencionales por parte del escuadrón antidisturbios de la Policía.

“Con esas bolas de caucho y por dentro bolas de cristal”.

Así el 8 de junio de 2007, el  sindicalista  Juan Carlos Martínez, denunció  a miembros del  Escuadrón   Móvil Antidisturbios,  ESMAD-Manizales  por dispárale según él una canica, que le hizo perder el ojo izquierdo, mientras participaba en una manifestación de educadores.

Hoy 18 meses después, este abogado, se mantiene en su acusación  contra miembros del ESMAD por utilizar armas no convencionales para dispersar a  manifestantes en las protestas…

Ante  las pruebas  aportadas por Juan Carlos Martínez,  la unidad de derechos humanos de la Fiscalía, asumió el caso, pasando de   la justicia penal militar a la ordinaria. La Fiscalía  consideró que la agresión contra el sindicalista por miembros del ESMAD, no fue un acto  propio del servicio.

La denuncia del abogado coincide con la declaración  de un miembro de del  ESMAD- Bogotá,  ante la Procuraduría General, quien dijo  que  el  8 de marzo de 2006, el estudiante, Óscar Leonardo  Salas,  murió por una canica que  lanzo el  escuadrón antidisturbios.

Según el testigo   miembros del ESMAD utiliza  elementos no permitidos por  el estado, para dispersar  protesta, como las llamadas  “las  recalzadas”,   es decir las  cápsulas  que quedan cuando  se disparan los gases lacrimógenos  y  que luego son  rellenadas  con pólvora, bolones, chaquiras y canicas.

“Esa recalzada fue una de las que fue alojadas en el ojo dele estudiante salas”

Por el caso del sindicalista, en su momento,   la procuraduría archivo el caso, al considerar que no había pruebas contra el ESMAD.

Sin embargo, la comisión interamericana  de derechos humanos de la OEA,  acepto el caso del sindicalista, Juan Carlos Martínez.

“La información  presentada ha sido incorporada al expediente. La denuncia continua bajo estudio conforme a las normas reglamentarias vigentes”.