Para aquellos que gustan sentir la música, Bogotá tiene un bar que nunca tendrá quejas de sus vecinos. Es el bar Sin Palabras diseñado para personas sordas y con un piso vibrante que les permite percibir a su modo cualquier melodía.