De acuerdo con el sindicato de la compañía, los despidos obedecen a una represalia por parte de la Alcaldía de Bogotá por ser este uno de los promotores de la revocatoria de Enrique Peñalosa.

“Fueron despedidas más de 60 personas (…) es una masacre laboral que está perpetrando esta administración revanchista en cabeza de Peñalosa”, indicó Carlos Velásquez Pineda, miembro de Sintrateléfonos

Por su parte, la empresa argumentó que su decisión no constituye un despido masivo, pues no excede el 5 % de su planta de personal y que se ve en la necesidad de eliminar algunos cargos por falta de competitividad frente a otras empresas del sector.