Esta imagen satelital muestra el sistema de nubes en el Valle del Aburrá, una concentración que no permite la entrada de los rayos de sol ni la salida de los gases contaminantes.

«Esta semana de una forma consecutiva hemos tenido los días meteorológicamente más malos y más desfavorables de todo el año», dijo Sergio Andrés Orozco, secretario de Medio Ambiente de Medellín.

Las dos primeras semanas de marzo son las más críticas de la transición de la temporada seca a la de lluvias.

«Es un gran sistema de nubes que está parqueado literalmente sobre todo Colombia y que se demora gran parte del día en pasar por toda el área metropolitana, y esto es lo que no permite que los gases contaminantes salgan de la ciudad y por ende las estaciones de monitoreo no logren bajar», sostuvo Orozco. 

De las 19 estaciones de monitoreo, siete están en naranja, de esas, dos a punto de llegar a rojo.

Con el pico y placa de nueve horas para seis dígitos han dejado de circular más de 270 mil vehículos por día, una reducción del 36 por ciento. Este viernes a medio día se anuncian las medidas para la próxima semana.