Vladimir Quintero de 25 años, es un campesino dedicado a la agricultura y este miércoles le contó a CM& cómo fueron esos segundos en el billar de su pueblo natal, El Tarra, donde departía con sus amigos y ocurrió el hecho que lo marcaría para siempre.

“Ellos llegaron disparando, ellos no llegaron hablando, solamente echando plomo, tiros”, dijo Quintero.

Aún recuerda cómo iban los hombres que llevaban la misión de asesinarlos. “Yo me quedé mirando como seis sujetos vestidos de civil llegaron con capuchas o pasamontañas, llegaron echando plomo. Yo les miré que unos tenían armas largas y los otros si tenían pistolas”.

Para este sobreviviente solo un milagro lo salvó, porque el ataque fue certero.

“Porque así son las cosas y Dios quería que yo viviera en este mundo porque cuando yo sentí que estaba herido yo me hice el muerto, ahí me cayó mi hermano, no sabía si estaba vivo o muerto, llegaron esos tipos y dijeron este ya está muerto y me hicieron dos tiros”.

El sobreviviente espera salir pronto del hospital y por ahora no piensa regresar a su pueblo.