La Asociación Colombiana de Sociedades Científicas y organizaciones civiles agrupadas en la Asociación de Salud Pública, rechazaron enfáticamente las medidas que el Gobierno está por adoptar en contra de la dosis mínima.

El presidente de las Sociedades Científicas, César Burgos, señaló que lo que pretende hacer el Gobierno viola los derechos a la salud de las personas que están en un tratamiento para combatir su adicción.

«Hay que tener en cuenta que el adicto es un enfermo que necesita un tratamiento médico. Muchas veces esa dosis mínima hace parte de la misma terapia. Decomisarla es atentar contra el derecho a la salud de esas personas», indicó el médico Burgos.

Por otra parte, la vicepresidenta de la Asociación de Salud Pública, Dioni Cruz, sostuvo que las medidas represivas no son un camino efectivo para la lucha contra las drogas.

«Las medidas represivas generan efectos negativos. Podría aumentar la delincuencia en las calles porque las personas se desesperan por tener su dosis personal, entonces existe el riesgo que aumente la violencia», puntualizó Dioni Cruz.