Luego de terminar su servicio militar un soldado regresó a casa confundiendo a su mamá con el coronel y a su gato con el sargento. Le diagnosticaron esquizofrenia, pero al momento de reclamar el tratamiento médico, su ficha desapareció y no había cómo probar que fue la guerra la que lo enloqueció.

¡Qué tal esto!