Después de vivir años secuestrado por la guerrilla, el ex soldado Tito Velásquez León fue liberado. Lo que parecía un final feliz se convirtió para él en el comienzo de una nueva pesadilla.

El antiguo soldado vive hoy en la miseria. Tiene qué buscar algo para comer en la basura y hoy no sabe cual de los dos infiernos es peor.

 El 3 de agosto de 1998.

Fueron secuestrados 56 policías y 73 militares, entre ellos el soldado Tito Velásquez León.

Él fue uno de los plagiados que las FARC mostraron en las jaulas del Mono Jojoy.

Dice que ese fue el único día feliz en cautiverio… esa mañana recibió una carta que le envió su mamá.

Luego de tres años en cautiverio, el 28 de junio de 2001, Tito y otros 242 uniformados fueron liberados.

Cuando parecía terminar su desgracia, el soldado empezó un drama que aun lo tiene sumergido en la tristeza.

Dice que la terrible experiencia de intimidación y miedo que lo amargó en el secuestro, lo dejó en un cautiverio que le mantiene retenida la mente y sumergida su vida en la miseria.

Vive con su pequeña y su esposa embarazada donde la noche lo permita.

Publicidad

El destino lo obliga a buscar vida en lo que a otros les parece basura.

A veces recordó a sus comandantes.

Pero cuando su lucidez se lo permite. Recuerda que la angustia de su cautiverio no supera el dolor que hoy le aprisiona el corazón.