Visiblemente preocupado y con la incertidumbre de no saber cuántos años pasará en las cárceles de Estados Unidos, Diego León Montoya, alias Don Diego empezó en la cárcel de Cómbita, Boyacá, a preparar su equipaje, libros y medicinas.

El equipaje de uno de los más temidos narcotraficantes de la reciente historia de la mafia colombiana eran dos bolsas de plástico, en las que depositó tanto las fórmulas médicas, como los medicamentos, de los que se aprendió de memoria las dosis que debía tomar.

Al salir de sanidad y subir al camión los policías le encontraron en las bolsas plásticas unos libros que tenía listos para llevar.

 

Cuando era trasladado al avión de la DEA pareció disgustarse con los policías que lo custodiaban, pero sólo les dijo que fueran mas despacio porque no podía caminar mas rápido. Al llegar a la aeronave que lo llevaría a Estados Unidos, les pidió el favor de que lo ayudaran a subir.

 

Esta semana será presentado ante la Corte Federal de la Florida y después ante la de Washington donde procesos por homicidio y narcotráfico.