El lápiz y el papel fueron la mejor terapia para que Demi Moore se desahogara, pues en su nuevo libro biográfico la actriz estadounidense reveló que la violaron cuando tenía 15 años.

La estrella asegura que su mamá propició esos abusos sexuales, indicando que recibió 500 dólares por parte de un hombre mayor para dejarlo a solas con ella. 

En la publicación, también declaró que su madre tuvo problemas de adicción a la drogas y que incluso, cuando ella tenía 12 años tuvo que ayudar a su padre a quitar unas pastillas de su garganta para evitar una sobredosis.