En la condena al exsenador Óscar Suárez Mira, la Corte Suprema valoró especialmente una grabación de la secretaria del congresista y un político de Necoclí. En la grabación, la secretaria de Suárez Mira le pide al político que no le vaya a contar de las andanzas de él a la Fiscalía.

Una interceptación telefónica fue la pieza clave para condenar al exsenador Óscar Suárez Mira, se trata de una conversación entre Viviana María Sánchez su secretaria y Julio Cesar Duarte, hijo de la Edda Espitia, exconcejal de Necoclí, Antioquia quien para la Corte Suprema sabría de los convenios con los paramilitares. Por eso la asistente de Suárez Mira pedía guardar silencio de las actividades del senador.

En la sentencia del pasado 14 de julio, los magistrados de la Corte Suprema le dieron validez a las declaraciones de Fredy Rendón Herrera, alias “El Alemán”.

“Éste señor de Equipo Colombia, el de Bello, Óscar Suárez Mira se reunió conmigo buscando apoyo (…). Incluso teníamos comunicación vía correo, con algunos otros de manera presencial. Todos venían a que les diéramos plata”.

El comandante del Cacique Pipintá, Pablo Hernán Sierra alias “Alberto Guerrero fue más allá: “esto fue de amistad por decirlo de alguna manera porque a nadie se obligó a ir a esas reuniones”.

A pesar de que está condenado por nexos con los paramilitares. Suárez Mira enfrentará otra investigación y posiblemente condena por la relación con la oficina de Envigado conocida por ser el centro de narcotráfico y sicariato.