En medio de la estrepitosa caída de las bolsas del mundo, hoy fue un día excepcional. La bolsa de Nueva York subió más de 11 puntos, un record histórico. También subieron los mercados europeos y los latinoamericanos que estuvieron abiertos.

Lo que sucedió hoy es una respuesta a la decisión de los gobiernos europeos de inyectar capital en sus mercados. Es un buen síntoma, sin duda, pero no suficiente como para hablar del final de la crisis.

El plan de rescate que promovieron 15 países europeos animó hoy las bolsas del mundo.

Wall Street registró la mayor alza del año y las bolsas europeas se recuperaron en diez por ciento, una cifra histórica.

Hoy se anunció que los gobiernos latinoamericanos tendrán a disposición 10.700 millones de dólares para combatir la crisis financiera.

Sin embargo, es muy prematuro pensar que el nerviosismo en los mercados va a desaparecer completamente.

En la jornada de mañana, los expertos esperan que las acciones continúen subiendo, incluido Colombia, pero el sector financiero mundial aún no se repone.

Y el de Colombia no está intacto. Las experiencias de la crisis financiera del 98 permitieron a la banca nacional aguantar el fuerte sacudón de la semana pasada, pero las restricciones de liquidez están en todo el mundo.

Esto significa que para los consumidores habrá menos oferta de créditos. Pero también que ellos tendrán menos posibilidad de endeudarse.

Publicidad