El magistrado César Julio Valencia C., con quién el presidente Uribe sostiene una batalla jurídica no asistió a la reunión, en la que los juristas tenían planeado escuchar a Uribe y, pedirle moderar el lenguaje frente a los fallos judiciales.

Las relaciones entre el presidente y la corte se pusieron muy tensas el mes pasado cuando, a propósito de la yidispolítica, la Corte Suprema le pidió a la Corte Constitucional revisar la legalidad del acto legislativo que permitió la reelección. La petición la hizo la corte el día que condenó a la ex parlamentaria Yidis Medina, por cohecho tras recibir dádivas del Gobierno a cambio de su voto para aprobar la reelección.  Tanto los magistrados como el equipo de gobierno anunciaron no dejar temas sin tratar, lo que incluye también el episodio de alias "tasmania" paramilitar que acusó al magistrado Iván Velásquez, de haberle ofrecido beneficios a cambio de declarar contra el Presidente Uribe y quién hace  tres semanas se retractó.

El presidente Uribe amenazó con presentar al Congreso un proyecto para convocar a un referendo que ratifique las elecciones de 2006.

El lunes anterior El presidente Uribe y el presidente de la corte Francisco Javier Ricaurte se reunieron en el palacio arzobispal por iniciativa del cardenal Pedro Rubiano. 

El presidente Uribe llegó a la Corte a las 7:00pm acompañado del ministro del interior Fabio Valencia C, su secretario Jurídico y su secretaria privada Alicia Arango.

Del total  de magistrados de la corte, sólo acudieron a la cita, el presidente y vicepresidente del alto tribunal, Francisco Javier Ricaurte, y Javier Zapata Ortiz y  los presidentes de las tres salas: Sigifredo Espinosa, de la Penal; Arturo Solarte, de la Civil, y Humberto Tarquino, de la Laboral.