Las cifras sobre suicidio en el país que reveló el Instituto de Medicina Legal presentan un panorama que debe preocupar a las autoridades y a la sociedad en general.

Así lo aseguró el director del departamento de psiquiatría de la Universidad del Rosario, Rodrigo Córdoba, quien sostuvo que los grupos con mayor riesgo son los adolescentes y los mayores de 65 años de edad.

«En los jóvenes pesa más la impulsividad que la razón. Muchas situaciones cotidianas como pérdidas afectivas, peligro de fracasos académicos, sensación de que el mundo no les está ofreciendo lo que esperaban o que no pueden enfrentar los retos, sumado a cuadros de depresión, llevan a los jóvenes al suicidio», indicó el médico psiquiatra.

En el caso de los adultos mayores, situaciones como la pérdida de amigos, la fragmentación de la familia o la incapacidad de manejar creativamente el tiempo libre, se convierten en factores de riesgo.

«El suicidio se puede prevenir y eso está demostrado, si estamos en la capacidad de detectar, de manera temprana, las señales como tristeza, aislamiento de la vida cotidiana, un discurso permanentemente pesimista ante la vida, o hablar de la muerte son síntomas a los que se les debe prestar atención», agregó el doctor Rodrigo Córdoba.

El médico añadió que se necesita una política pública por parte del Gobierno para prevenir que las cifras de suicidio sigan en aumento.