El superintendente de sociedades ordenó la intervención de una empresa que captaba dinero del público por la venta de supuestas facturas. Según su investigación tales facturas no tendrían soporte. Hasta el momento se han detectado operaciones sospechosas por 7 mil millones de pesos, cifra que cambiará cuando se conozcan las que arroje la intervención.