La Secretaría de Planeación de Cota le suspendió una licencia de construcción a la Universidad de los Andes en la Hacienda El Noviciado hasta que la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca certifique si cumple con los requisitos ambientales.

Según Patricia Delgado esto se da “ya que puede estarse afectando los suelos y el territorio por las obras que podrían llegar a iniciarse”.

El Noviciado es propiedad de esa institución universitaria desde 1967 y tiene una zona verde de 331 hectáreas que colindan con el cerro de Majuy, la fábrica de agua más importante de la sabana. La finca es usada para eventos privados. Algunos habitantes del municipio se oponen al proyecto porque dicen que la universidad urbanizará esa zona.

Los defensores del medio ambiente también añadieron que, pese a ser un predio privado, como el Instituto Colombiano de Antropología e Historia en julio de 2010 encontró vestigios arqueológicos muiscas en ese terreno, no se puede intervenir. “Se van a profanar sitios sagrados, es decir, para nosotros en la comunidad Muisca es un sitio totalmente sagrado”, afirma Diana González.

Publicidad

Maurix Suárez, gerente del campus de la Universidad de los Andes, manifestó que la parcelación del predio es para ceder parte de sus tierras para el municipio de Cota. “Ampliar unas vías perimetrales y generar un parque público y eso es lo que estamos generando”, afirma Suárez.

Y, aunque no descartó proyectos urbanísimos a futuro, manifestó que no se edificará la zona. Maurix Suárez dijo que ellos son “protectores de la serranía del Majuy, es evidente que lo que ha hecho la universidad en los últimos 40 años con bienes de interés cultural y lo que estamos evaluando nosotros es cuál debe ser el elemento a futuro de la hacienda pero todavía no hemos tomado ninguna decisión”.

Para entonces la organización indígena y la Veeduría estarán pendientes.