En su primer intento por reponer los daños que ocasionó la turba que protestaba por los retenes de Urabá, la alcaldía de Apartadó se percató que la anterior administración había comprado cascos mejores que los de un competidor de motos para sus guardias de tránsito, pero de ese daño en específico aún no se consigue ninguna foto.

¡Qué tal esto!