El barrio Olaya Herrera es uno de los sectores más deprimidos de Cartagena, sin embargo, esto no ha sido excusa sino más bien una oportunidad para apropiarse de los ritmos africanos que un grupo de niños baila en sus calles y con el que esperan dar la vuelta al mundo.

Teófilo Mercado, director de la Corporación Danfroc , asegura que el trabajo de ellos más que artístico también es social, es vincular a las familias con este proceso.

Aunque en Cartagena no han recibido mucho apoyo, Danfroc exalta los ritmos del afro contemporáneo, lo cual les hizo merecedores de una invitación al Macondo Fest que se lleva a cabo en Roma, Italia; lo que tiene a los padres de estos casi 30 niños contentos y a la expectativa.

 Yenis Torrenegra, madre de un bailarín, sostiene que se siente muy contenta pues es un proyecto que ellos mismos fundaron y está llegando a lo más alto para que lo vea el mundo entero.

“Nos ha orientado a tener una vida mejor, conocer nuevas culturas”, afirma Geraldine Ramírez, integrante del grupo.

La invitación a la agrupación Danfroc se dio gracias a un vídeo de danza que comenzó a circular en distintos escenarios culturales en el que mostraban su talento y pasión para salir adelante.