La OMS negó que los tapabocas sean «la solución milagro» para frenar la pandemia de COVID-19.

Su uso generalizado entre la población solo se justifica cuando el acceso al agua para lavarse las manos sea limitado o resulte difícil mantener la distancia física.

«No hay respuesta binaria, ni solución milagro. Las mascarillas solas no pueden frenar la pandemia de COVID-19», subrayó el director de la Organización Mundial de la Salud.

Además, su uso debe reservarse para los profesionales sanitarios dada la escasez, y puede estar «justificado» entre la población si otras medidas, como el lavado de manos y la distancia física, no son fáciles de poner en práctica por falta de agua o porque la densidad demográfica sea alta, añadió.

Desde su aparición en diciembre en China, la pandemia de COVID-19 ha causado más de 70.000 muertos en todo el mundo y contagiado oficialmente a 1,25 millones de personas.

En las últimas horas, la OMS ha señalado a pesar de esto, es necesario que las personas sanas usen mascarilla, sobretodo si están en contacto con enfermos.

Sin embargo, estudio coinciden en la hipótesis de que el virus podría transmitirse por vía aérea, entre personas que hablan o respiran, y no únicamente por las gotículas proyectadas al estornudar o por el contacto con superficies contaminadas.

Con información de AFP