Ejercicio por una buena causa. Más de 2.000 personas se reunieron para una jornada de aeróbicos donde su actividad física aportó tapas plásticas para la Fundación Sanar que trabaja en pro de los niños con cáncer.

“Una de las condiciones era que tenían que traer 10 tapitas plásticas”, dijo Elizabeth Campos, directora de la Fundación Sanar.

Las personas con su ejercicio le dieron ‘play’ a la vida y con las tapas recolectadas se podrán ayudar a los pacientes con cáncer en sus exámenes y tratamientos.

“La Fundación Sanar niños con cáncer no solo está preocupada por la salud de los niños sino la salud de toda la población”, indicó la directora.

Publicidad

Esta jornada de siete horas logró recolectar más de 30.000 tapas plásticas con el ejercicio de todos los que llegaron para sudar por la salud.

Los aeróbicos no sólo ayudan a prevenir enfermedades, sino también a sanarlo. Una fundación convierte en dinero para tratamientos de cáncer las tapas plásticas que los participantes llevan para pagar por su instrucción.