La carga tributaria y las barreras comerciales limitan el libre desarrollo de los programas que buscan la innovación empresarial en el país.

Según cifras oficiales, sólo en Antioquia mientras el 99,03 % de las empresas son tipo Mipymes y estas representan el 5.6 % del capital productivo del departamento, las grandes empresas son el 0,7 % de la masa industrial y representan el 94.4 % del capital económico regional.

Rodolfo Correa, profesor universitario y exsecretario de productividad de esta región, adelanta actualmente una investigación sobre el tema, y ha dicho que tal desbalance tiene serias repercusiones en materia de ingresos y estabilidad socioeconómica de la población.

Y esto, según Correa, “sólo se puede superar a partir de la eliminación de las grandes barreras que impiden la existencia de un emprendimiento viable en Colombia”.

Según los análisis efectuados por el exsecretario, esas grandes limitantes del emprendimiento se pueden resumir en la falta de educación, altas cargas estatales, fallas organizacionales, ausencia de apoyo para la financiación y desconocimiento administrativo, comercial y financiero.

Es claro, afirma Rodolfo Correa, que hay dos grandes responsables de la situación de abandono que vive el emprendimiento: el Estado y las Instituciones de Educación Superior.

“En Colombia no existe un real compromiso estatal con el emprendimiento. Hay algunas políticas light, que no engordan el respaldo a los emprendedores», explicó.

Publicidad

Igualmente, señala que las instituciones de Educación Superior – IES- no han comprendido que adicional a las tres funciones del proceso educativo relativas a la investigación, la extensión y la docencia, en el siglo XXI se agrega una cuarta que es, precisamente, el emprendimiento.

Para validar lo dicho, las cifras hablan por sí mismas, el 50,1 % de los emprendedores no terminó el bachillerato, el 44,1% terminó una carrera universitaria, el 4,6 % es bachiller y solo el 1,2 % tiene un doctorado.

En sintesis sostiene basado en la investigación académica que a mayor preparación académica, menor nivel de emprendimiento.

Así queda evidenciado, por ejemplo, con las altas cargas estatales. La carga impositiva en Colombia, oficialmente, llega a un 57 % (aunque algunos gremios la calculan en un 65 %), mientras que en México llega a 45 %, en Perú a 44 % y en Chile al 3 3%.

En el país se gradúan al año aproximadamente 417.000 personas en Educación Superior. En un modelo de mercado como en el que vivimos no se puede esperar que cada año haya 400 mil puestos nuevos de trabajo, puntualiza.

Finalmente afirma que «eso es imposible. Así que, si no aprendemos a emprender, y dejamos de formar a la gente como empleados de factoría, el fracaso económico de esos miles de personas es inminente».