Los taxistas bogotanos temen por su vida si se implementan las tabletas electrónicas en el servicio con las cuales se pretenden mejorar la forma de dar a conocer al usuario el precio de la carrera. Ellos aseguran que si antes los robaban ahora será peor con esos instrumentos.