Supliendo con tubos de PVC lo que no llegó del presupuesto de investigación, la Universidad Nacional consiguió el primer microscopio virtual para el análisis de tumores y tejidos humanos.