En recientes declaraciones a la prensa el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, se refirió a su homólogo norteamericano Barack Obama, como un «hijo de puta.» ante los medios de comunicación de su país. El Mandatario asiático explicó a través de un comunicado oficial el porqué de sus afirmaciones.

Duterte explicó que sus “fuertes palabras” fueron una respuesta a las preguntas de un reportero que “provocaron inquietud y angustia” al conocerse que el mandatario de los EE.UU. podría cuestionarle por supuestos crímenes de Estado en su accionar contra el narcotráfico y lamentó que “fuesen interpretadas como un ataque personal al presidente de Estados Unidos”.

«Debes ser respetuoso. Y no sólo lanzar preguntas y comunicados. Hijo de …, te voy a maldecir en ese foro» expresó Duterte, pero luego se retractó excusándose por sus palabras al Mandatario estadounidense y dijo: “esperamos poder limar las diferencias que surjan de las prioridades y percepciones nacionales, y trabajar de forma responsable para ambos países».

Como resultado de este hecho, Barack Obama canceló su encuentro con Rodrigo Duterte previsto para este martes 6 de septiembre en el marco de la de la cumbre de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN).

Publicidad