Nicaragua permaneció paralizada en una nueva jornada de paro nacional convocada en la oposición al Gobierno de Daniel Ortega y apoyada por gran parte del sector empresarial.

Las calles, el comercio y puntos céntricos en diferentes ciudades lucieron desolados, una gran parte de los ciudadanos decidió sumarse al paro nacional contra el Gobierno de Daniel Ortega y que exige también la libertad de todos los presos políticos.

Esta es la tercera huelga generalizada que convocan los nicaragüenses en medio de una profunda crisis que cumple ya 144 días y ha dejado más de 400 muertos.

De hecho el 81 % de los nicaragüenses quiere que se adelanten las elecciones de 2021 según una encuesta divulgada este viernes por el Grupo Cívico Ética y Transparencia de ese país, algo que el Gobierno rechaza contundentemente asegurando que se trata de un golpe de estado.