El espacio en el que, según la mitología Tairona, se unen los cuatro puntos que sostienen el universo, serán cocina, baño, comedor y alcoba de uno de los apartamentos que, a pesar de la tradición y los derechos indígenas, consiguió licencia de construcción en Santa Marta. 

¡Qué tal esto!

Los mamos indígenas que custodian la Sierra Nevada de Santa Marta, descienden de sus faldas hacia el mar para cumplir con los pagamentos que les enseñaron sus ancestros. Una especie de penitencia en los sitios sagrados en los que se dedican a meditar, como en el cerro Jate Matuna.

Publicidad

Para los cuatro pueblos indígenas de la Sierra, el Jate Matuna o el Jaba Mameishkaka, tiene la función sagrada de mantener el equilibrio entre el calor y el agua, y hace parte del cordón de protección cultural de la ‘Línea Negra’.

“Mi padre murió, mamo, de 115 años porque mi bisabuelo lo enseñó, y yo ya tengo 70 y pico de años, ya, de estar ejerciendo y cumpliendo también, títulos de nuestros territorios son esos sitios sagrados”, cuenta Gregorio Izquierdo, mamo arhuaco.

Pero desde hace un año, los indígenas se encontraron con maquinaria que inició su destrucción, impidiendo sus ofrendas.

Le podría interesar: Alias ‘Canoso’ habla de los cheques que Metroagua le entregaba a los paramilitares

El mamo José Gabriel dijo que tenía “ganas de morir, llorar, no puedo describir lo que yo siento por la tristeza, por la destrucción de Jate Matuna”.

Sobre el cerro, se pretende construir un edificio de 18 pisos para 75 apartamentos bajo el nombre de Magenta, que se presenta como el “único proyecto en Santa Marta sobre una península, con el mar como único vecino”.

La constructora Farallones asegura que tiene el aval de la Alcaldía y que la Curaduría No. 1 le otorgó una licencia urbanística, además cuenta con todas las autorizaciones permisos y licencias que exigen la normatividad local y nacional.

Desde entonces, los indígenas iniciaron un reclamo ante los jueces. En diciembre de 2017 la dirección de Consultas Previas del Ministerio del Interior le envió un concepto al Tribunal Superior de Santa Marta asegurando que el predio no es sitio sagrado indígena: “No hace parte de la línea negra (…) no procede el proceso de consulta previa, pues se trata de un predio netamente urbano”.

Pero los indígenas denuncian que se presentó “un documento público falso y sin contar con la competencia”, pues un certificado del 8 de junio de 2017 firmado por el director de asuntos indígenas del Ministerio y dirigido al gobernador del cabildo indígena, dice lo contrario:

Le podría interesar: Prisionero fue trasladado en el carro de su familia

“Arhuaco, wiwa, cogui, cuancuamos, hemos venido haciendo trabajo espiritual y ahora ver que se está destruyendo un sitio sagrado tan vital, siento mucha tristeza”, afirma el mamo José Gabriel.

El gobierno dijo que se trataba de un proyecto borrador no oficial, pues se trata de un predio privado desde 1972 que no necesita consulta previa. “El sólo hecho que un líder indígena señale determinado sitio como parte de ella no lo vuelve tal, sino que ello requiere de un proceso de validación”.

Para el Tribunal, estas conclusiones fueron apresuradas e incongruentes, por lo que acaba de sancionar con arresto de dos días y una multa de dos salarios mínimos al director de consultas previas, por desacatar su orden de realizar un estudio detallado, como lo había pedido la Corte Suprema. También compulsó copias a la Fiscalía.

Director de Consulta Previa, Mininterior. Jorge Eliécer González. (2)Nosotros como cumplidores y respetuosos de las órdenes judiciales (…) son muchos los fallos que llegan e inclusive los incidentes de desacato hasta este momento hemos salido airosos de un 98 %”, indicó González.

Le podría interesar: Con mulas protegerían a indígenas amenazados en Acandí

“Que es lo que en realidad no se ha cumplido, pues lejos está de haberse efectuado, como lo dispuso la sentencia de segunda instancia, con “un juicio razonable y el análisis de todas las pruebas que requiera” para tomar una decisión”

Además, ordenó nuevamente suspender las obras en el cerro Jate Matuna, que los indígenas siguen reclamando como territorio ancestral.

La sociedad farallones aseguró que lamenta la decisión del tribunal porque consideran que el Mininterior ha sido claro y contundente al indicar y certificar que el sitio donde se desarrolla el proyecto no es un sitio sagrado y que no se requiere consulta previa. Sin embargo, se declaran respetuosos de las decisiones judiciales.

“De mis abuelos que ha venido enseñando nuestro deber y nuestro cumplimiento de cumplirle los pagamentos de los sitios sagrados”, afirma el mamo Gregorio.

El gobierno tendrá que hacer un estudio focalizado del origen de Jaba Mameishkaka, mientras los indígenas temen que su destrucción desequilibre el clima en la madre tierra.

Gracias por elegir la independencia.

Recuerde que puede ver Noticias UNO los sábados, domingos y festivos a las 8:00 p.m. por el Canal 1programa ganador de nueve premios India Catalina.

El noticiero es dirigido por Cecilia Orozco y presentado por Mábel LaraGermán Arango y Cristina Hurtado.

Lea aquí más informes de Noticias UNO