Cherif Chekatt, el hombre que este martes abrió fuego en un tradicional mercado en la ciudad francesa de Estrasburgo, fue abatido por las autoridades luego de un gran operativo en el que se desplegaron más de 700 agentes para efectuar su búsqueda.

El tirador, de 29 años, estaba refugiado, desde el día del ataque, en el barrio Neudorf y fue neutralizado en un almacén.

Las autoridades aseguraron que el hombre gritó Alá es grande, antes de iniciar los disparos, y minutos después de ser abatido el autodenominado Estado Islámico se atribuyó el atentado. 

Por su parte, el ministro del Interior de Francia, Christophe Castaner dijo que tres de los trece heridos ya abandonaron el hospital, mientras que otros tres se encuentran entre la vida y la muerte.