La naciente industria de los vehículos autónomos sufrió su primer revés, luego de que las autoridades de tránsito le atribuyeran la responsabilidad de un accidente al piloto automático de uno de ellos en La Florida.