El principal testigo sobre supuestos nexos entre paramilitares y el gobernador de Casanare se fue del país pero antes dejó grabada una retractación. La justicia determinará si le cree a la declaración inicial o a la de ahora.

Marcos Walteros, el ex detective del DAS que escoltó al hoy Gobernador de Casanare, Raúl Flores, salió del país por amenazas de muerte, según él, provenientes de contradictores del mandatario departamental.

Antes de salir de Colombia, Walteros, que se convirtió en testigo contra su antiguo jefe señalándolo ante la fiscalía, el pasado 8 de octubre, de haberse relacionado con paramilitares, dijo esta vez que mintió por miedo.

“Si hay que morir con las botas puestas me muero pero doy la cara en realidad que el ingeniero nunca tuvo nada que ver en esto”

Dijo que también mintió cuando aseguró que Miguel Arroyabe, el antiguo comandante del bloque Centauros de las Autodefensas, le había dado, en el año 2003, 600 millones de pesos al entonces candidato a la Gobernación de Casanare.

“Él siempre se cuidaba de eso, de platas raras que llegaban, inclusive muchas veces rechazó a gente que iba a colaborar porque él no los conocía”

Insistió en la grabación que no podía dejar el país sin antes pedirle perdón a su ex jefe.

“Hoy me pesa en verdad que le quise de pronto hacerle un mal a él y pues por eso estoy pidiendo disculpas a él y a la opinión”.

Walteros señaló que salía de Colombia porque las personas que lo obligaron a declarar contra Flores, ahora pondrán su vida en peligro.