La primera ministra británica, Theresa May, responsabilizó  a la Unión Europea de la falta de un acuerdo para la salida del Reino Unido del bloque comunitario tras el tajante rechazo a su plan para el Brexit.

La premier catalogó la decisión de Bruselas como injustificada y una clara falta de respeto a su país.

May aseguro que “no es aceptable simplemente rechazar las propuestas de la otra parte sin una explicación detallada y contrapropuestas. Necesitamos escuchar de la Unión Europea cuáles son los problemas reales y cuál es su alternativa para poder discutirlos”.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, respondió y culpó a May de haber adoptado una actitud muy dura y cerrada al compromiso con las negociaciones del Brexit.