Tía del violador y asesino de Fátima cuenta que su sobrino le pidió a su esposa ‘una novia joven’mundo

Tía del violador y asesino de Fátima cuenta que su sobrino le pidió a su esposa ‘una novia joven’

Carolina Morales - 21 de febrero del 2020 7:57 am

Un estremecedor relato hizo Irma Reyes, tía de Mario, asesino y violador de Fátima. La mujer, quien entregó a su sobrino y la esposa de este, contó cómo se dio cuenta de que el hijo de su hermano, a quien no veía desde hace muchos años, era el monstruo que buscaban las autoridades por cielo y tierra.

La mujer,  confesó que la pareja llegó, después de 16 años de no verla, para pedirle un cuarto donde quedarse. Mario, Giovana y sus tres hijos se quedaron con ella.

Un día después, cuando se encontraba viendo televisión, se llevó la sorpresa de que las autoridades mexicanas buscaban desesperadamente a una pareja, sospechosa de haber raptado, violado y asesinado a Fátima y que sus rostros coincidían con los huéspedes que habían llegado hace poco a su casa.

“¿Qué pendejada hicieron? (..)¿Quién la mató?”, les dijo encarandolos en la habitación que les había facilitado. Ambos aceptaron que eran los responsables.

Irma detalla paso a paso lo que los asesinos le contaron. Giovana, esposa de su sobrino, le dijo que raptó a Fátima después de que su esposo le insistiera en que «quería un regalito»

«Él me dijo que quería una novia joven para toda la vida, que si no se la conseguía abusaba de nuestros hijos y  que no me iba a dejar entrar hasta que no llegara yo con la niña», dijo Giovana.

Ante la amenaza de su pareja sentimental, ella decide ir a buscar a Fátima a la escuela. La captora y asesina afirma que conocía previamente a la niña.

A su vez, contó que su esposo le hizo sexo oral a la niña delante de ella, por lo que la niña no paraba de llorar. Al entrar en pánico por el llanto de Fátima, Mario le dice que debe asesinarla y le pasa un cinturón. Sin embargo, al intentar asfixiarla ella sigue con vida y es él quien le pone un segundo cinturón para acabar con la vida de la pequeña.

La tía del victimario, ante el horror de lo que estaba escuchando, decide pedirle a una familiar suya que llame a la Policía mientras ella los entretiene.

La mujer afirma que no quiere la millonaria recompensa que estaban ofreciendo y pidió perdón a la familia de la víctima por haber hospedado, sin saberlo, a los responsables de estos hechos.

Al momento de su captura Mario y Giovana le ofrecieron dinero a los policías con el objeto de que se les permitiera retirarse del lugar, por lo que la Fiscalía del Estado de México les abrió una investigación por el delito de cohecho en flagrancia.

 

 

Temas Relacionados: