La familia de uno de los colombianos muertos en un linchamiento en Ecuador no ha podido recuperar los restos de su hijo. Él fue quemado vivo, hace tres semanas, por una turba enardecida por el asesinato de un comerciante de San Vicente de Manabí.

Mientras en  la localidad de San Vicente de Manabí –  Ecuador sus pobladores todavía se aglomeran en el lugar donde fueron quemados vivos dos colombianos, para justificar sus actos.

En Colombia, Don José, padre de una de los colombianos incinerados, soporta el karma de llevar 3 semanas esperando poder repatriar el cuerpo de su hijo.

Publicidad

Las autoridades ecuatorianas solo le atinan a decirle que la demora se debe a que hay inconvenientes con las pruebas de ADN.

Para él ya todo es cuestión de dignidad y solo desea que esta larga espera termine lo más pronto posible.

Los cuerpos de los dos colombianos permanecen en  la ciudad de Guayaquil a la espera que exista una fecha para su traslado a Colombia.