Paula Jaramillo tiene un hijo de seis años quien es sobreviviente de muerte súbita, cuando era bebé quedó con parálisis en su cuerpo y cerebro y hoy es el símbolo de ‘por lo que uno trabaja puede lograrlo’, con su pequeño en brazos Paula logró llegar al lado del papa Francisco.

Ella logró con su valor lo que muchos soñaron con esta visita del santo padre, acercarse, hablarle y lograr la bendición para su pequeño hijo Santiago de seis años.

«Venciendo todos los obstáculos desde las 5 de la mañana, el clima y frío la intemperie, con un bebé en estas condiciones, en medio de la adversidad, del miedo, de los retos, de los obstáculos, dimos el primer paso y ese primer paso nos llevó a encontrar al santo padre», indicó Jaramillo.

Luego de cruzar todos los filtros de seguridad para que el papa bendijera a su pequeño hijo enfermo, llegó muy cerca del vehículo en el que iban a desplazar al papa, ahí logró el tan anhelado encuentro.

«Cuando tuve al Santo Padre de frente me miró con una mirada de bondad y una sonrisa de felicidad que llena el alma, miró a Santi le besó su frente le dio la bendición y puso sus manos en su cabeza», añadió esta madre.

«El santo padre me miró, sacó el santo rosario me lo entregó y me miró yo entendí el mensaje: es la unión de la familia en la oración es la fortaleza que necesitamos para continuar la misión».

Santiago es el símbolo de vida de la campaña que lideran sus padres con respaldo de la Asociación Colombiana de Pediatría para prevenir la muerte súbita infantil de menores de un año por dormir boca abajo o de lado.

Yolanda Bedoya – CM&