Después de la entrevista, en «Pregunta Yamid», con Flavio Romero, presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, 

 

Bogotá ha sufrido siete terremotos desde 1743, de ellos, tres fueron de una intensidad superior a 8. La Agencia Internacional el Japón ha dicho que cerca del 89 % de Bogotá sufrirá algún tipo de daño en caso de un sismo superior a 7.5.

Al respecto Flavio Romero, presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos sostuvo que “el mapa sísmico colombiano ubica a Bogotá como una zona intermedia. Colombia se puede considerar afortunado en el tema de los terremotos. El último grande fue en el año de 1999 en Armenia, Quindío, y precisamente ese fue el impulso para que la Asociación de Ingeniería Sísmica colombiana generara el primer reglamento de normas sísmicas para el país.

Publicidad

El terremoto de Popayán fue grave porque sus edificaciones fueron hechas en su mayoría en la época colonial por lo que los materiales no resistieron.

El filtro más importante para que las edificaciones se realicen con especificaciones sismoresistentes es la Curaduría.

Hay casos especiales, como el que sucedió en Medellín, donde se cayó todo un edifico porque a pesar de que tenía todos los permisos legales, el ingeniero no cumplió con todas las normas sismoresistentes, lo que nos condujo a esta tragedia.

Los curadores tienen obligación de no expedir una licencia para ninguna edificación si no se presenta un certificado de sismo resistencia.

En el 2016 salió una normatividad en la que se establece que cualquier edificación superior a los 2000 metros cuadrados, debe contratar una revisión de los diseños para verificar el cumplimiento de la normatividad de los componentes estructurales.

El sur del país tiene bajo riesgo, los que tiene más riesgo son los que están más próximos al océano pacifico, como Chocó, Cali, Popayán, Yopal, Barrancabermeja, Arauca, Pasto, Mocoa Neiva y el eje cafetero son de alto impacto sísmico. Bucaramanga, Cúcuta y los santanderes también tienen esa posibilidad.

Y esta particularidad se debe a que la placa del océano pacifico se está metiendo por debajo de la placa del continente americano y ese movimiento que se está presentando está produciendo estos fenómenos.

En cambio ciudades como Cartagena y Barranquilla, Santa Marta, Valledupar y riohacha son de bajo impacto sísmico.
En riesgo medio esta Sincelejo, Montería, Medellín, Bogotá e Ibagué.

Las estructuras son diseñadas de acuerdo a las características del suelo, porque la tierra se mueve todos los días y todos los días tiembla en diferentes partes del mundo, y lo que se busca es mitigar todos los posibles efectos en caso de presentar un sismo.

Por ejemplo, en el Concejo de Bogotá que hizo un debate sobre el tema hace algunas horas concluyó que las localidades de Bogotá más afectadas en caso de un terremoto de 7.5 serían, primero Chapinero, seguido por Usaquén y Fontibón, Santafe y San Cristóbal,  cuarto Barrios Unidos, Tunjuelito y Rafael Uribe Uribe, seguido por la Candelaria, sexto Suba y Ciudad Bolívar y por último Bosa.

Romero dijo que tiene que ver con las características del suelo de las zonificación en Bogotá, Chapinero tiene edificaciones construidas antes de 1984 y muchas de esas tienen que adaptarse a la normatividad vigente para adaptarse a esos riesgos paulatinos.

Para ver más de la entrevista vea el video