Álvaro Uribe volvió a tomar las riendas de sus animales

Una gran fiesta hecha a la medida de las que complacen al senador Álvaro Uribe, le ofrecieron a él y a sus círculos cercanos el viernes 21 de julio, en una hacienda en la sabana de Bogotá.

La anfitriona fue Jenny Rozo Zambrano, diputada de Cundinamarca. Ella se encargó de publicar videos y fotos del evento que organizó alrededor de los caballos de paso, que tanto gustan al senador.

Los presentes le rogaron a su jefe que les permitiera ver su exhibición predilecta: él haciendo juegos de trote con su caballo mientras sostiene un pocillo de tinto en la mano sin una gota derramada.

En la fiesta sabanera estuvieron casi todos los precandidatos del uribismo y algunos senadores y representantes. La dueña de casa aparece en varias imágenes.

Jenny Rozo logró ser incluida en las listas electorales de Uribe tiempo después de que su padre, el exalcalde de Mosquera José Álvaro Rozo Castellanos, le vendiera dos lotes rurales a Tomás y Jerónimo Uribe, hijos de quien en ese momento era el Presidente de la República. Muy poco tiempo después, esos lotes fueron declarados por el alcalde Rozo como terrenos pertenecientes a la Zona Franca de Occidente con lo que pasaron de tener un valor declarado de 33 millones de pesos a otro de tres mil millones.

La compra de los terrenos ocurrió hace 10 años. Y, por cierto, parte de ellos regresó al exalcalde Rozo y por su vía, a su hija Jenny por reventa de los Uribe Moreno a estos. Hoy la diputada del uribismo, Jenny Rozo Zambrano, ofrece recepciones en una hacienda que está ubicada en otros costosísimos terrenos de la sabana de la capital. Todos pasaron rico. Y todos son ricos.

…………………

Haciendo malabares

El senador Uribe estuvo, en verdad, pletórico de dicha porque el ejemplar que montaba, de su propiedad, ha sido tantas veces galardonado que podría ser declarado fuera de concurso.

Todos los presentes giraban en torno al líder caballista y así lo ratificó el locutor del encuentro quien combinaba su voz, con música popular perfecta para la ocasión: “Desde que ustedes recibieron la invitación estaban esperando este momento: que el doctor Álvaro Uribe Vélez montara sus ejemplares”.

El jinete se lucía con su caballo que lucía el galardón obtenido; con su atuendo de corbata y sombrero incluido y con el dominio que ejerce sobre todos sus animales.

“Un aplauso, por favor, a este binomio que tenemos en la pista”, indicó el locutor.

Siguió la lectura de una serie de créditos con los nombres de las personalidades de la reunión mientras el protagonista cambiaba el trote para deleite de sus adoradores.

Así pasó el fin de semana el Senador mientras sus seguidores trinaban y trinaban para defenderlo antes de tiempo, de los pleitos judiciales que deberá enfrentar.

…………………

Publicidad política

Y hablando de trinos y mensajes de redes sociales, las desmovilizadas Farc entraron muy rápido en la onda digital. Su jefe Rodrigo Londoño, antes Timochenko, anunció la realización entre del primer congreso del naciente partido político.

En la mención a la antigua guerrilla en trance de pasar al ejercicio político legal, Timochenko hizo una sutil pero notoria diferencia: llamó a las Farc como @Farc y al antiguo EP como Epueblo. Pareciera que no es sino un detalle pero tiene el símbolo de la modernidad y el significado de haber superado una etapa para entrar en otra nueva.

El primero que habla en ese video es Pastor Alape al lado de una sencilla señora: “Bienvenidos y bienvenidas al nacimiento del nuevo país, un país incluyente”

Después aparece Carlos Antonio Lozada: “Hemos decidido dar el paso de una organización política en armas a una organización política de hombres y mujeres que construyen con palabras e ideas”.

Más adelante, da su corto mensaje un sonriente Iván Márquez: “Por esta razón proponemos una nueva forma de hacer política».

Desfilaron también Joaquín Gómez, Rodrigo Granda, Mauricio el médico, Pablo Catatumbo y cierra su primer video promocional, el propio Timochenko.

No se demoraron mucho en usar la línea de la publicidad política. Falta ver si estarán dispuestos a pautar en los medios tradicionales de prensa, radio y televisión.