Al nuevo presidente del partido de la U, el exministro Aurelio Iragorri, se le chispotió, como diría el Chapulín Colorado. Durante una entrevista que le hizo el equipo de la mañana, de La W Radio, hizo una extraña afirmación. 

Los periodistas cuestionaban a Iragorri por darles el aval de su partido a personas de moral cuestionada, o a familiares de políticos condenados. Esas personas fueron incluidas, como candidatas, en las listas de La U al Congreso de la República. 

Por defenderse, el exministro Iragorri soltó una frase que resultó casi, casi, una confesión: “Este partido no es solo corrupción, no lo podemos señalar solo como un partido de corrupción”. 

Publicidad

Y aunque a continuación, Iragorri dio un recuento de los trabajos positivos de La U en la agenda legislativa, se le volvió a chispotiar y repitió su confesión: “Este no es un partido solamente de corrupción”.

Bueno, hay que rescatar el destello de sinceridad del doctor Iragorri.

Si nos atenemos a lo dicho, deberíamos aceptar que a veces, únicamente a veces, La U no es corrupta.