Aunque nadie lo crea y los protagonistas de esta historia no lo admitan, se filtró, desde los pasillos de la Fiscalía y de la Casa de Nariño, que el presidente de la República no fue informado, previamente, por el Fiscal General Néstor Humberto Martínez ni por el embajador norteamericano en Colombia, Kevin Whitaker de la petición de extradición del exjefe guerrillero Jesús Santrich.

A pesar de que no existe obligación legal de contarle con anticipación al mandatario medidas judiciales, razones políticas y diplomáticas entre dos Estados que gozan de excelentes relaciones, indican que una solicitud internacional de tan alta sensibilidad como la de pedir en extradición a uno de los negociadores del Acuerdo de Paz, debería haberle sido comentada  días o semanas antes, al presidente. 

Pero eso no pasó pese a que el embajador Whitaker estuvo un día antes con el presidente Santos. Al parecer, no le dijo una sola palabra sobre lo que ya venía en camino.

Tampoco lo hizo quien tiene mayores deberes con el Estado colombiano. Cuentan que el fiscal Martínez Neira estuvo en el despacho del presidente Santos la noche anterior al anuncio público pero se fue sin contarle nada.

Santos solo habría recibido aviso a la mañana siguiente, un par de horas antes de que la noticia se hiciera pública. El presidente compartimentado, mantuvo flemática compostura y no les reclamó a los dos personajes.

Publicidad

Gracias por elegir la independencia.

Recuerde que puede ver Noticias UNO los sábados, domingos y festivos a las 8:00 p.m. por el Canal 1programa ganador de nueve premios India Catalina.

El noticiero es dirigido por Cecilia Orozco y presentado por Mábel LaraGermán Arango y Cristina Hurtado.

Lea aquí más informes de Noticias UNO