A pesar de que la violencia se ha tomado, lastimosamente, la campaña electoral, los candidatos presidenciales y sus jefes políticos continúan adelantando sus giras aunque rodeados de decenas de escoltas, como se nota cada vez que se mueven en público. 

Pero, también hay que decir que no todo es tensión.

La precandidata conservadora Martha Lucía Ramírez tuvo una agradable sorpresa que le preparó su equipo de campaña y que le llegó cuando menos lo esperaba en mitad de una disertación ante un grupo de sus seguidores.

María Alejandra Rincón, la hija de la candidata que vive permanentemente en el exterior, apareció de repente en  el escenario. Su madre quedó estupefacta porque no tenía idea de que la habían traído para darle un apoyo emocional ocho días antes de la consulta en que se sabrá si se convertirá en la candidata de su coalición.

La curtida política que se ha fogueado en muchas plazas, no aguantó la emoción, la presencia de María Alejandra le movió el piso emocional en un abrazo conmovedor. 

Y aunque pronto se recompuso, casi no puede volver a concentrarse, pero lo logró.