El Alejandro que no iba a gobernar para los corruptos en Córdoba, y cuya candidatura lanzaba el día de este video el senador del PIN Antonio Correa, en 2011, lleva el apellido Lyons.

Siete años después, Alejandro Lyons es conocido, no por ser el más limpio de los gobernadores del país sino por todo lo contrario: por el robo de miles de millones de pesos del presupuesto público. Uno de sus senadores amigos de campaña, pareció pronosticar desde entonces, su destino.

Lyons también fue quien delató al fiscal Gustavo Moreno y destapó el entramado de corrupción del denominado cartel de la toga en que participaban el propio Moreno y varios magistrados de la Corte Suprema que cambiaban el sentido de los fallos por dinero de los procesados.  

Otro de los padrinos de Lyons en su campaña para llegar a la Gobernación de Córdoba en 2012 era el senador Bernardo el Ñoño Elías

Dicho y hecho: Lyons fue gobernador. Hoy espera negociar sus condenas con las Fiscalías de Colombia y de Estados Unidos. Mientras tanto, el Ñoño está en la cárcel de la Picota esperando su propia investigación penal por el escándalo Odebrecht que involucra contratos públicos. 

Publicidad

En el mismo grupo de padrinos de la candidatura de Lyons estaba otro Senador conocido de autos: Musa Besaile, preso por haberles pagado dos mil millones de pesos a magistrados de la corte Suprema para que no lo investigaran por los dineros que supuestamente se repartía con su gobernador en Córdoba.  

Otro apoyo electoral de Lyons fue, en su momento, el senador Martín Morales, detenido hace dos años y en juicio ante la corte por asesinato y relaciones con bandas criminales.

No podía faltarle una madrina a Lyons: la excongresista Zulema Jattin quien ha llevado durante años un brazalete electrónico de reo, por una investigación de parapolítica. 

Este cuadro no fue extractado de las reseñas del Inpec. Pero pareciera. Dios los cría y ellos, se juntan.