Dos turistas europeos en la Sierra Nevada no podían creer que allí se encontrarían al príncipe de Mónaco.

Santos estuvo con el príncipe Alberto de Mónaco en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Los dos declararon 400 mil hectáreas de la Sierra Nevada como área protegida ambientalmente durante un año mientras se tramita su declaratoria definitiva y se delimita la zona que quedará excluida de actividades comerciales.

En su recorrido, el príncipe y el mandatario se encontraron con una curiosa situación. Cuando intentaron saludar a unos viajeros que estaban en sesión de purificación de sus cuerpos y espíritus con los mamos de la comunidad de Pueblo Viejo en Ciudad Perdida, el presidente los saludó y les preguntó de dónde eran oriundos.

Le podría interesar: Top Secret: Fotos con el Nobel de Paz colombiano

Y les reveló la identidad de su aristócrata acompañante. 

“He’s prince Albert of Monaco”, les contó Santos.

Los turistas se rieron porque creyeron que se trataba de un chiste.

Alberto de Mónaco que se había calado un sombrerito para proteger su brillante cabeza del sol, se lo quitó para descubrir su rostro y su verdadera identidad.

Santos se dirige nuevamente a los turistas y les pregunta: “are you purifying?”.

En efecto, el grupo de europeos se encontraba en mitad de una ceremonia pero cuando entendieron que, en realidad, estaban frente a una figura de la realeza, se mostraron encantados de saludarlo y de anotar en su libreta de viajes la anécdota del encuentro histórico entre los ancestros de dos continentes.