La tragedia golpea el sureste de Estados Unidos, donde los estados de Carolina del Norte, Carolina del Sur, Virginia, Tennessee y Virginia Occidental, han sido los más afectados por una gran tormenta de nieve que deja más de 200.000 personas sin electricidad, cerca de 2.000 vuelos cancelados y cientos de accidentes de tránsito.

Las autoridades informaron que extensas zonas están cubiertas de nieve y que los caminos y carreteras están bloqueados, lo que ha obligado a millones de residentes a permanecer bajo alerta ante la peligrosidad que representa las fuertes nevadas y las bajas temperaturas.

Mientras tanto, el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos, advirtió que el temporal seguirá afectando  el sureste del país en los próximos días.