Los estados de Oklahoma, Missouri y Georgia, han sido  azotados por tornados y tormentas, en éste fin de semana.

El Servicio Nacional de Meteorología mantiene activa la alerta por más posibles tornados en el sureste de Kentucky y las autoridades advirtieron que se esperan “tormentas capaces de generar granizo del tamaño de una moneda y vientos con poder destructivo".

El estado que presentó mayor número de victimas fue Missouri, donde las autoridades reportaron 14 personas muertas y tres personas desaparecidas en Oklahoma.

El presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, aprobó para el viernes ayudas federales para 23 condados azotados por las tormentas. Y el gobernador de las áereas afectadas  Brad Henry declaró el estado de emergencia y ordenó el traslado de la guardia nacional para agilizar la ayuda a los damnificados.

La Cruz Roja estadounidense continúa alojando en Iglesias y localidades a damnificados que han quedado sin sus viviendas.