Tras 9 días del paro camionero en Brasil que afectó gravemente el abastecimiento, y justo en el momento en que la situación comenzaba a normalizarse, el país enfrenta otras protestas, esta vez las de los petroleros.

Los trabajadores petroleros de Brasil iniciaron una huelga de 72 horas que busca la disminución de los precios del gas de cocina y de los combustibles, además de la renuncia del presidente de Petrobras, Pedro Parente y el fin de la venta de activos de la compañía estatal, impulsada por el presidente Michel Temer.

Según la Federación Única de Petroleros, el mayor sindicato de trabajadores del gremio, la huelga no aumentará el desabastecimiento y Petrobras asegura que no tendría un impacto importante e inmediato en la producción de crudo y en las operaciones generales. 

Pese a que este martes Petrobras motivara un fallo en contra de la huelga y la justicia la declarara ilegal, los sindicatos anunciaron que las protestas seguían en pie.

Brasil produce alrededor de 2,1 millones de barriles de petróleo por día, lo que lo convierte en el mayor productor de crudo de América Latina.