Una fundación está dedicada a enseñarles oficios a los niños abandonados para que con el trabajo olviden lo sufrido.

El solo hecho de hacer un dibujo o aprender algo de panadería, puede transformar la vida de estos niños y jóvenes que han sufrido maltrato o abandono y que en una actividad pueden expresar lo que con palabras no pueden.

Alrededor de 100 niños tienen a su disposición en esta casa psicólogos, terapeutas y profesores que les enseñan y los apoyan en cada paso. Y a pesar de las circunstancias les dan una familia y basan los valores en ella.

Publicidad

Este trabajo de resocialización y de formación para el futuro lo hace la Fundación Futuros Valores desde hace 22 años y recogen niños de diferentes zonas incluso hoy en esta casa está un niño de Facatativá que encontró un hogar en Barranquilla.