El 30 % de las mujeres condenadas en Colombia se encuentran privadas de la libertad por delitos relacionados con el tráfico de estupefacientes.

Así lo reveló un estudio que realizó el Ministerio de Justicia en 18 centros penitenciarios y carcelarios de todo el país, el cual muestra que las detenidas por estos delitos están entre los 18 y 35 años de edad.

La directora de Política de Drogas del Ministerio de Justicia, Ana María Rueda, señaló que el 49 % de las mujeres condenadas terminó solo la primaria y fueron inducidas al delito por un amigo o su pareja sentimental.

«En su mayoría pertenecen a estratos socioeconómicos uno y dos que no llegaron a la secundaria. Son madres cabezas de familia que les tocó dejar a sus hijos con algún familiar o solos porque no reportaron su situación al ICBF para que no se los quitarán», indicó la funcionaria.

Según el ministerio, el estudio también revela que el 96 % de las condenadas dijo que de haber conocido la pena a la que se exponían, jamás habrían cometido el delito, situación que muestra cómo son utilizadas por las organizaciones de tráfico de drogas.

«La mayoría manifiesta haber cometido el delito debido a su precaria situación económica, pero llama aún más la atención que digan que no consideraban el delito como algo grave y eso habla mucho de la cultura de la ilegalidad que las rodea», puntualizó la funcionaria del Ministerio de Justicia.

Por último, el estudio también expone que el 60 % de las condenadas fueron madres antes de los 18 años y el 48 % reportó haber sido víctima de algún tipo de violencia física, psicológica, sexual o económica.