En el barrio Junín Bajo de Popayán sigue el drama de las familias que debieron ser evacuadas luego del siniestro de una avioneta bimotor que perdió el control y se desplomó sobre dos viviendas con saldo trágico de siete muertos y dos heridos.

Los habitantes del barrio aún recuerdan con temor los momentos que vivieron por la caída de una avioneta tipo Piper PA 31 de matrícula HK 5229 afiliada a la empresa Trans Pacífico que cubría la ruta Popayán – López de Micay.

“Vi cuando el avión venía, el man como perdiendo el control del avión, se estrelló contra una casa allá abajo (¿y qué pasó después?). No pues, yo bajé y había como cinco personas afuera, las cuales del mismo impacto las sacó”, explicó Andrés Rivera, uno de los habitantes de la zona.

Una vez llegaron los organismos de socorro, las autoridades acordonaron la zona por el riesgo que representa el derrame del combustible de la aeronave, las familias de 100 metros a la redonda fueron llevadas a un colegio que sirve como albergue temporal.

Dos pasajeros que resultaron heridos son atendidos en la unidad de cuidados intensivos del Hospital San José. Donde un familiar permanece el menor que estaba en la casa y que se salvó milagrosamente. Los familiares de los fallecidos esperan a las afueras de Medicina Legal la entrega de los restos de sus seres queridos.