Luego de que se conociera la situación económica que vive la empresa encargada de manejar las tarjetas de Transmilenio, “Recaudo Bogotá”, tras pedir a la Superintendencia de Sociedades ser acogida en un proceso de reorganización, Transmilenio se pronunció frente a este tema.

La empresa confirmó la decisión de Recaudo Bogotá de acogerse a la reorganización empresarial y considera que la decisión no afectará a los usuarios, el servicio, el manejo y la operatividad continuarán de manera normal como se ha venido presentando.

Publicidad

De igual manera, asegura TransMilenio que las recargas de los usuarios se encuentran salvaguardadas por un esquema fiduciario y no se presentará ninguna novedad en el uso de las tarjetas. 

“Ley 1116 es un instrumento legal que permite a las empresas llegar a acuerdos con sus acreedores, buscando garantizar su sostenibilidad en el tiempo. En el marco del ley 1116 Transmilenio utilizará todos los recursos legales a su alcance para garantizar la continuidad en el servicio de recaudo, y para salvaguardar los derechos de los usuarios y la empresa”, manifiesta el documento.